¿Hablamos? Móvil y WhatsApp: 680 77 59 86

¡De paseo por Miami!

Cuando me dijeron que la Conferencia Diamante del 50 aniversario iba a ser en Miami, me gustó la idea, pero no daba saltos de alegría, pues no es una zona que a mi personalmente me vuelva loca. Pero eso era antes de ir, porque una vez pisé Miami, mi concepto cambió, y no porque me gustase especialmente la ciudad, pues sigue sin gustarme, sino por el ambiente que allí se respiraba.
 
Oriflame había reservado un hotel completo para que sus invitados de 65 países, nos alojásemos, concretamente The Diplomat Resort, un lugar donde todo era a lo grande. Llegó nuestra delegación española y nos recibieron con unos regalos chulísimos, con todo el hotel decorado con los colores de Oriflame. Era espectacular, pues celebrábamos el 50 aniversario y el ambiente que allí se respiraba era de fiesta y conmemoración, realmente me puso los pelillos de punta.
 
Esa primera noche en Miami, celebraron la Fiesta de bienvenida, todos de blanco, con multitud de detalles para agasajarnos, muchísimos actores contratados para dar espectáculo a la fiesta americana, lo pasamos bomba. Allí pude cumplir uno de mis sueños, conocer a Jonas At Jochnick y su esposa, padres de una persona muy querida por mi, y cofundadores de la empresa. ¡Gracias amigo, por permitir que cumpliese mi sueño y pudiese charlar con ellos unos minutos! Fue emocionante ver como sabían quién era yo, y me conocían perfectamente porque su hijo les había hablado de mi. Para una mujer sencilla como yo, que acaba de llegar a la empresa, saber que el cofundador y su esposa me conocen y saben de mi trayectoria, es algo que me llena de orgullo. En resumen, es difícil de explicar la emoción.
 
En otras multinacionales, apenas se conocen a sus fundadores, o están tan alejados de resto del mundo que parecen inalcanzables. En Oriflame eso no ocurre, sus fundadores y familia están siempre al pie del cañón para atender a todo aquel que lo necesite.
 
Otro de los momentos emotivos fue, por supuesto, la Conferencia Diamante ¡mi primera Conferencia Diamante!. Yo no sabía que tenía que subir al escenario para que me hicieran un reconocimiento, y cuando vi que me nombraban por haber ascendido 3 veces en el último año (en realidad fueron 4 veces, pero por algún motivo, sólo me contaron 3) me emocioné bastante. Los ascensos fueron: Director Oro, Oro Senior, Zafiro y Diamante.
 
En fin, el caso es que de repente vi que salía mi foto junto a mi nombre y la bandera de mi país ¡jamás había podido imaginar algo así! Yo, una chica que trabaja desde un modesto despacho, allí, entre los mejores del mundo en Oriflame.
Estando en el escenario, pude ver cómo mis compañeros de Oriflame España estaban bajo y me aplaudían, fue ahí cuando rompí a llorar, emocionada por sentir el cariño de mis compañeros, por sentir su admiración y sobretodo porque en ese momento sentí como mi Iaio (abuelo) desde el cielo, sonreía al verme. Es difícil de explicar esa sensación, de hecho, ahora al escribirlo me inundan las lágrimas (bonitas), pues jamás había destacado en nada, y mucho menos me habían premiado por mi trabajo.
 
La gran diferencia del trabajo convencional, a desarrollar un negocio multinivel, es que en Oriflame, sí te reconocen tus ascensos, sí te reconocen tu esfuerzo y sí te premian por ser eficaz. Y es en este momento, cuando quiero aprovechar para dar las gracias a mi equipo de líderes y socios, pues gracias a ellos y su constancia, he conseguido estar entre los mejores. Gracias equipazo, estoy orgullosísima de ustedes.
 
En esa Conferencia aprendí muchísimo, tuvimos el privilegio de asistir a una charla muy extensa de El Efecto Compuesto, y fue el propio Darren Hardy quien nos habló de su libro y de cómo había cambiado la vida de tantísimas personas. Gran momentazo.
 
El día siguiente de este evento, fue cuando se cumplió uno de los grandes sueños de mi vida. IR A DISNEYWORLD en Orlando. Apenas fueron unas horas en el Parque, pero fueron las horas más mágicas de todo el viaje, pues desde que tengo uso de razón he soñado con ir allí. Hasta ese momento, me tenía que conformar con haber ido a Disneyland Paris, que no está nada mal, pero yo siempre quise ir al “Parque madre”. Fue pisar el parque y darme cuenta que no tenía 42 años, no, en cuando entré, me convertí en una niña dispuesta a pasarlo en grande. Por diferentes circunstancias, ningún compañero de la delegación española habían podido o querido ir a Disneyworld, así que me fui yo sola, con la delegación de México, ¡Bravo por ellos!, pude conocerles y son maravillosos.
 
El caso es que en el parque elegí ir sola y así no tener que esperar por nadie, ni seguir a nadie ¡FUE MARAVILLOSO! He de decir que yo no tengo un buen nivel de inglés, pero entre mi nivel básico, las señas y la cantidad de latinos que habían en el lugar, me fui apañando. Al ir sola, perdí la vergüenza y me abracé a todos los personajes Disney que encontré, me saqué fotos con unos cuantos, y disfruté realmente como si fuese una niña. ¡Fue increíble! ¡OTRO SUEÑO CUMPLIDO!
 
Al día siguiente, vino la cena de gala, momento en que todos vamos divinos, guapísimos y elegantísimos, con una comida exquisita y una fiesta especial. Subí al escenario a recoger mi título Diamante y disfruté mucho de todo, ¡Iba como en una nube!. Aunque a mi no me gusta vestir de gala porque me siento incómoda, reconozco que elegí un vestido muy sencillo y cómodo y gracias a ello, lo pasé bomba.
 
No quiero olvidarme, antes de despedirme, de la oportunidad que tuve de pasar una mañana entera con las hermanas Esther y Fabiola Pulgarín, intercambiando conocimientos y conociéndonos. ¡Grandes mujeres y grandes líderes! Bravo amigas, sois extraordinarias, sin olvidarme de Servando; fue mirarle a los ojos y darme cuenta que allí dentro de ese hombre, había un corazón muy, pero muy noble.
 
En fin, me he extendido muchísimo, pero imaginar lo difícil que es resumir tantas emociones en unas pocas líneas, se me hace complicado.
 
Y ahora, mientras escribo este artículo, estoy luchando por ganar el viaje a Tokio para la próxima Conferencia Diamante, el gran sueño de mi marido. Ah, porque no te lo he dicho, pero en estos viajes nos permiten llevar acompañante. A ese viaje si que quiere venir Juan Carlos Casaña, mi esposo. Ojalá y lo consigamos, hay que cumplir unos objetivos, y hay que trabajar duro, así que a ello voy.
 
Saludos desde León, donde tengo mi despacho y mil gracias por leerme.
 
 

Apúntate a mi Equipo

Buscamos asesoras de Belleza y Jefas de Equipo para crear equipos comerciales a nivel Nacional Rellena tu Formulario y te informaremos sin compromiso
"Responde esta pregunta para saber que no eres un robot, gracias"
Mediante el envío del formulario Ud acepta nuestra Política de privacidad y Protección de datos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.aviso legal

ACEPTAR
Aviso de cookies